Monasterio de Santa María de la Valldigna

Podemos aprovechar que la estancia en Gandía para visitar el Monasterio de Santa María de la Valldigna. www.fundaciojaumeeljust.es

Según la tradición, el rey Jaime II de Aragón en 1298 regresaba de la guerra contra los musulmanes en Alicante y Murcia, y al pasar por el valle de Alfandech, quedó impresionado por su belleza y su fertilidad. Le dijo al abad del monasterio cisterciense de Santes Creus " Vall digna per a un monestir de la vostra religió». Y el abad contestó: «Vall digna!». Así que el rey le concedió estas tierras y se fundó el monasterio tomando el nombre de Santa María de la Valldigna.

Con la desamortización de Mendizábal el monasterio abandonado por los monjes y vendido a particulares empezando así una época de destrucción patrimonial.


Actualmente el monasterio se encuentra en proceso de restauración.

Sus dependencias se adecuan al modelo tipo del Císter alrededor de la iglesia y el claustro. Las diferentes dependencias del monasterio como el refectorio, la cocina, la sala capitular, la iglesia... giran en torno al elemento central: el claustro.

También se puede visitar el palacio del abad donde se puede admirar los arcos góticos del claustro alto recuperados por la Generalidad Valenciana en 2003 y devuelto a su lugar original en 2006.

 

www.levante-emv.com/cultura/2013/02/16/palacio-abad-resurge

Monasterio de Sant Jeroni de Cotalba

Declarado Bien de Interés Cultural (B.I.C.) desde 1994, su construcción data del 1388 y contiene importantes elementos mudéjares, góticos, barrocos y neoclásicos.

Perteneció a los jerónimos, ahora es de propiedad privada y abierto al público desde el 2005.

Los visitantes pueden admirar su patio de entrada, con la torre gótica, patio de los naranjos, claustro mudéjar, antigua iglesia con capilla barroca, antigua sala capitular con la imagen de la Virgen de la Salud, almazara con el fresco del padre Borrás (Sagrada cena de la escuela de Juan de Juanes), silo, lagar, caballerizas, antigua cocina de los frailes, además de los impresionantes jardines románticos y el acueducto gótico que lo rodea.

Real monasterio del Puig

 

En 1237, se libra la batalla del Puig llevada a cabo por las huestes del rey Jaime I, el conquistador, contra las tropas musulmanas. Según cuenta la leyenda,  San Pedro Nolasco, fundador de la orden de la Merced, acompañaba al rey y encontró enterrada en la colina, bajo una campana la imagen de la virgen. El rey Don Jaime consideró este hallazgo como un hecho milagroso y mandó edificar un monasterio donde custodiar la imagen. Proclamó a Santa María del Puig como patrona del reino de Valencia y encargó a la orden de la merced la guardia perpetua del santuario.

Este edificio religioso fue declarado monumento histórico-artístico nacional en 1969.

Es de estilo renacentista con cuatro torres como elemento defensivos. Ha sido templo, prisión y escuela y actualmente, una parte sigue siendo la residencia de la orden de los Mercedarios.